ACTAS Y DOCUMENTACIÓN DE LOS TALLERES CIUDADANOS DE PARTICIPACIÓN: EXCELENTE BASE PARA LA REDACCIÓN DEL REGLAMENTO

Durante 3 días, el salón de plenos se ha transformado para convertirse en un aula de trabajo. La habitual disposición tras la mesa de la corporación se ha convertido en una sala con varias mesas, donde los asistentes se han distribuido en varios grupos de 5 o 6 personas.  Así con un aspecto más parecido a un espacio universitario que a un salón de plenos, una media de 30 personas por jornada han convertido por unos días la formalidad del salón principal del ayuntamiento en un hervidero de ideas y propuestas sobre participación vecinal.

Los asistentes primero han escuchado las ponencias de los invitados, después han debatido con ellos en los turnos de preguntas, para finalmente trabajar en base a una dinámica de debates progresivos, donde cada grupo definía sus ideas, y después las traspasaba al siguiente grupo para que continuara la reflexión.

Técnicos municipales, concejales y vecinos de las diferentes asambleas de barrio han compartido reflexiones con expertos y vecindario interesado en as cuestiones de participación.

Las conclusiones servirán como base para la elaboración del reglamento de participación aprobado en el pleno de 30 de enero de este mismo año y que se prevé llevar a debate tras las vacaciones de verano.

En la primera jornada celebrada el jueves Esteban Perez (uno de los representantes que impulsó las asambleas de barrio de Laudio en el año 1977 y posteriormente directivo de empresas como Tubacex, ahora jubilado) realizó una encendida defensa de la democracia directa y consideró que podríamos estar en un momento adecuado para que en Laudio se desarrollase una experiencia pionera en este sentido. Hizo un llamamiento a trabajar los intersticios que la legalidad ofrece para avanzar en la organización vecinal. Perez se mostró favorable al impulso de algún tipo de articulación estable y a dotar de autonomía a las asambleas de barrio, para que pudieran preparar y desarrollar debates previos a las reuniones con los corporatvos.

Por su parte Javier Argote, presidente de los Concejos alaveses expuso el mecanismo de funcionamiento de los mismos, mostrando su convencimiento de que la capacidad de decisión que tienen en diferentes ámbitos -casi todos menos los impuestos y la planificación urbanística- podrían ser un buen instrumento para atraer a los ciudadanos hacia la gestión de lo público también en localidades más grandes. Javier detalló lo que son y lo que no son los Concejos, e hizo hincapie en una definición: entidades locales. Es decir, forman parte de ayuntamientos pero no son ayuntamientos, y tampoco son barrios ni asociaciones vecinales, sino entidades locales menores, con competencias serias en muchos ámbitos de la vida local.

La principal conclusión de ambos ponentes fué que la participación debe desenbocar en decisión para que la gente sienta que su aportación es importante y tenida en cuenta.

 

 

En la segunda jornada, el laudioarra Alvaro Barrios mostró a los asistentes la plataforma que está desarrollando su empresa destinada a la participación vecinal online, y ofreció una demostración de la versión beta que para Laudio está trabajando junto con la plataforma Omnia, y que podría ser la base para afrontar una página municipal de participación vecinal en internet. Una recreación tridimensional de la totalidad de Laudio y sus barrios sería la base sobre la que edificar la participación, como herramienta de fácil comprensión y de inmediata recreación de proyectos o ubicaciones físicas de las propuestas a debatir y posteriormente decidir.

Nagore de Los Rios, directora del proyecto de participación Irekia del Gobierno Vasco hizo hincapié en la necesidad de transparencia absoluta, proponiendo metafóricamente que los politicos se conviertan en “stripers” y quiten el miedo a informar en tiempo real a la ciudadania de sus reflexiones y no sólo de sus decisiones. Para ellos las nuevas tecnologías ofrecen cauces hasa ahora inexistentes, capaces de hacer realidad la “escucha activa”, y la respuesta inmediata. Nagore defiende que el futuro vendrá por es línea, y que las instituciones deben estar preparadas para cuando la demanda sea más alta.

En esta jornada se habló mucho de la necesidad de no olvidar la participación presencial, pero finalmente las potencialidades de la tecnología, su insercion en un proyecto de participaciñon más amplio y la importancia de hacerlas accesibles mediante un sencillo diseño y un esquema de fácil comprensión acabaron por seducir a la mayoría de los asistentes.

 

 

En la última jornada desarrollada ayer miercoles, el consejero delegado del ayuntamiento de Bilbao, el periodista laudioarra Andoni Aldekoa, mostró la estructura de gestión política que desarrollan en la capital bilbaína, haciendo hincapié en la importancia de la participación, pero no como valor absoluto, sino como parte de un sistema de escucha activa y gestión municipal que integra también otros pilares. El modelo bilbaíno descarta las asambleas vecinales, y apuesta por los consejos (tanto territoriales como sectoriales), dotandoles de alto empoderamiento y competencias, pero con una fuerte representación política en base a los resultados  electorales. La clave, para Adekoa, no radica tanto en la representatividad, sino en la legitimidad de estos órganos vecinales, de manera que aconseja la busqueda de una alta legitimidad ciudadana (referencialidad, pluralidad, integración) para conseguir que sean tenidos en cuenta. Aldekoa defendió la conveniencia del reglamento como norma basíca para articular y modular las espectativas y las opciones vecinales.

Por su parte, Fernando Pindado defendió la participación como una de las 3 patas de la democracia, y planteó que avanzar en la misma está al margen de ideologías o partidismos (en un estudio realizado en catalunya existían políticos municipales favorables y contrarios a la participacion vecinal en todo el abanico ideológico, sin distinción entre derecha o izquierda). Hizo una defensa de la creación de un reglamento solvente como mecanismo para mejorar la calidad de la democracia, y para ofrecer a los ciudadanos y ciudadanas una norma estable que sea capaz de consolidarse por encima de las vicisitudes politicas del día a día. Finalmente aconsejó realizar una guía práctica que resuma las potencialidades de ese reglamento, y muestre a la ciudadanía de modo sencillo y directo como puede ejercer su derecho a la participación y a la información.

Así pues, la estructura normativa deber servir como mecanismo estable para fomentar la participación, pero no resulta garantía de que esta vaya a existir, pues como ambos ponentes coincidieron, si no existe voluntad y convencimiento politico por parte de los regidores locales de que esta es imprescindible, dificilmente (con o sin reglamento) se darán pasos de cierta entidad en esta dirección.

 

AQUÍ PUEDES VER EL VIDEO COMPLETO DEL PRIMER TALLER